México aprovecha “menos del 10 por ciento” de su potencial en energía geotérmica, pese a ocupar el cuarto lugar a nivel mundial en capacidad instalada con 926 megawatts, dijo el secretario de Energía (Sener), Pedro Joaquín Coldwell.

Durante el lanzamiento de un proyecto de cooperación entre México y la Unión Europea para la investigación de sistemas geotérmicos, el funcionario dijo que dicha fuente de energía (aquella que utiliza el calor de la tierra para generar calor y electricidad) además de representar un fluido constante es una de las fuentes renovables más económicas ya que puede llegar a constar hasta 20 por ciento menos que la generación convencional utilizando diésel o combustóleo.

Acompañado por el jefe de la delegación de la Unión Europea en México, Andrew Standley, el secretario dijo que el proyecto es dirigido al desarrollo y aplicación de nuevas metodologías y tecnologías en ese campo.

Recordó que México incursionó por primera vez en la generación de energía geotérmica en 1973 con la construcción de la terminal de Cerro Prieto, en Mexicali, Baja California, la segunda planta más grande del mundo con una capacidad instalada de 570 megawatts y que produce energía suficiente para abastecer el 40 por ciento de la energía que demanda el estado de Baja California.

El acuerdo anunciado por la Secretaría de Energía tendrá una inversión total de 20 millones de euros que serán aportados por el Fondo de Sustentabilidad Energética y la Comisión Europea (10 millones de euros cada uno) y con él se buscará sentar las bases para desarrollar el aprovechamiento de los sistemas geotérmicos, que por su complejidad, dijo Coldwell, requieren de un esfuerzo conjunto para incrementar la generación eléctrica a través de este recurso.

Por parte de México, el consorcio que desarrollará dichas tecnologías estará encabezado por la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, con la participación de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Instituto Nacional de Electricidad y Energías Limpias (Ineel), el Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (Cicese) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

La contraparte europea estará liderada por el Helmholtz-Zentrum Potsdam Deutsches GeoForschungsZentrum (GFZ) de Alemania, con la colaboración de más de 20 instituciones de Alemania, Bélgica, Francia, Grecia, Islandia, Italia, Países Bajos, Polonia Noruega y el Reino Unido.

“Esto nos pone en la frontera de los esfuerzos del conocimiento, a través de la colaboración podemos llegar muy lejos, este es un proyecto que ejemplifica esta cooperación, el mundo del conocimiento es de puentes, de interacción y no de murallas, felicidades a todos los países participantes”, dijo el director general del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), Enrique Cabrero Mendoza.

Fuente: La Jornada